La tragedia minera en Turqu√≠a, el √ļltimo zarpazo de un oficio que se cobra miles de vidas cada a√Īo

Familiares lloran la muerte de las víctimas de la explosión de una mina cerca de Soma, en Turquía, durante el entierro. Foto: Tolga Bozoglu / Efe

Publicado en 20minutos.es

En una controvertida respuesta que contribuy√≥ no poco a encender los √°nimos de los afectados por la tragedia ocurrida el pasado martes en la mina de Soma, el primer ministro turco, Recep Tayip Erdogan, intent√≥ relativizar la magnitud del desastre afirmando que se trata de algo inevitable: “Los accidentes en las minas pasan con frecuencia, son cosas normales”, dijo. Y, para ilustrarlo, acudi√≥ a ejemplos de otros siniestros… ocurridos en el siglo XIX: “He repasado la historia: unas 204 personas murieron en el Reino Unido al desplomarse una mina en 1838; otros 361 mineros fallecieron en ese mismo pa√≠s en 1866, y 290 en 1894. Y en Estados Unidos, con toda su tecnolog√≠a, murieron 307 mineros en 1907. Es algo habitual”. En su propio pa√≠s, tan solo unas horas antes y ya en pleno siglo XXI, acababan de morir 302, seg√ļn el recuento oficial de v√≠ctimas dado por definitivo este viernes por las autoridades locales.

Seguir leyendo ¬Ľ

Veinte incógnitas sobre la muerte de Bin Laden

Un ni√Īo muestra un resto del helic√≥ptero estadounidense que se estrell√≥ a las afueras de la mansi√≥n (al fondo) en la que fue abatido el l√≠der de Al Qaeda. Foto: Efe

Publicado en 20minutos.es

Es mucho lo que sabemos ya acerca de las circunstancias que han rodeado la muerte de Osama bin Laden; mucho m√°s lo que, con toda probabilidad, iremos sabiendo en los pr√≥ximos d√≠as y mucho, tambi√©n, lo que ignoramos a√ļn, ignoraremos siempre o, sencillamente, est√° sujeto a diferentes versiones, m√°s o menos subjetivas.

Seguir leyendo ¬Ľ

El permiso de la ONU para atacar Libia, ¬Ņox√≠geno para las revueltas √°rabes?

Publicado en 20minutos.es

La luz verde del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para el uso de la fuerza contra el régimen libio y para el establecimiento de una zona de exclusión aérea en este país puede tener un doble efecto inmediato: salvar las vidas de muchos de los rebeldes que esperaban en el bastión de Bengasi la acometida final del Ejército de Gadafi, y mantener también con vida la oleada de revueltas que sacude Oriente Medio y el Magreb desde hace cerca de tres meses.

Seguir leyendo ¬Ľ

Los embarazosos negocios de Espa√Īa con las dictaduras √°rabes

Zapatero y Aznar, con Ben Al√≠¬≠ (T√ļnez), Mubarak (Egipto) y Gadafi (Libia).
Zapatero y Aznar, con Ben Al√≠¬≠ (T√ļnez), Mubarak (Egipto) y Gadafi (Libia).

Publicado en 20minu­tos.es

En noviembre del a√Īo pasado Espa√Īa negociaba la venta de m√°s de 200 carros de combate, en un contrato de 3.000 millones de euros que ser√° el mayor realizado hasta ahora por nuestra industria armament√≠stica. El destinatario: Arabia Saud√≠, un pa√≠s en el que la opo¬≠si¬≠ci√≥n pol√≠¬≠tica est√° prohi¬≠bida, la pr√°c¬≠tica abierta de cual¬≠quier otra fe que no sea el islam es ile¬≠gal, hay gra¬≠ves res¬≠tric¬≠cio¬≠nes en pr√°c¬≠ti¬≠ca¬≠mente todos los aspec¬≠tos de la vida de las mujeres y se contempla la pena de muerte para casos de ase¬≠si¬≠nato, apos¬≠ta¬≠s√≠a, dro¬≠gas, “bru¬≠je¬≠r√≠a” y “com¬≠por¬≠ta¬≠miento sexual inade¬≠cuado”.

Seguir leyendo ¬Ľ

La democracia llama a la puerta en T√ļnez

Protesta ciudadana en las calles del centro de T√ļnez. Foto: Efe

Publicado en 20minutos.es

Hace ape¬≠nas un mes, T√ļnez segu√≠¬≠a siendo, a ojos de Occi¬≠dente, ese peque√Īo pa√≠¬≠s tran¬≠quilo y esta¬≠ble del Norte de √Āfrica que aca¬≠taba sin rechis¬≠tar las exi¬≠gen¬≠cias de EE UU en su lucha con¬≠tra el terro¬≠rismo isla¬≠mista y al que adu¬≠la¬≠ban sin rubor los gobier¬≠nos euro¬≠peos (sus veci¬≠nos del sur, Fran¬≠cia, Ita¬≠lia y Espa√Īa, espe¬≠cial¬≠mente); un rin¬≠c√≥n lleno de sol, pla¬≠yas, mag¬≠n√≠¬≠¬≠fi¬≠cas rui¬≠nas his¬≠t√≥¬≠ri¬≠cas y el sufi¬≠ciente exo¬≠tismo √°rabe en un ambiente seguro como para atraer cada a√Īo a miles de turis¬≠tas. ¬ŅUna dic¬≠ta¬≠dura? Tal vez, pero nada grave. La apa¬≠rien¬≠cia demo¬≠cr√°¬≠tica era sufi¬≠ciente y, en cual¬≠quier caso, era una dictadura amiga.

Seguir leyendo ¬Ľ

Ir√°n: la ‘revoluci√≥n del polvo’ desaf√≠¬≠a a la revoluci√≥n isl√°mica

Manifestación en Irán
Miles de iraníes gritan consignas de apoyo al ayatolá Jamenei, el pasado 19 de junio, en Teherán. Foto: Efe

Publicado en 20minutos.es

“Una expresi√≥n de polvo y basura”. Con estas palabras se refiri√≥ el presidente iran√≠, Mahmud Ahmadineyad, a los miles de manifestantes que, desde hace una semana, cuestionan su victoria en las urnas con multitudinarias protestas en la calle. M√°s tarde, el mandatario ultraconservador suavizar√≠a su mensaje, pero el eslogan ya estaba servido. La intenci√≥n despectiva original se ha convertido casi en un grito de guerra. Pancartas, peri√≥dicos de la oposici√≥n y blogs y foros sociales en Internet ya unen la “revoluci√≥n del polvo” al color verde que representa a los partidarios del candidato reformista, Husein Musavi. La llamada “marea verde” ha acabado aliment√°ndose del polvo de las calles de Teher√°n.

Seguir leyendo ¬Ľ

Ham√°s: la piedra en la bota de Israel

Fune­ral por el líder de Hamás Nizar Ray­yan y su fami­lia, que murie­ron en un ata­que del ejér­cito israelí, en Jabalya. Foto: M. Salem / Reuters
Fune­ral por el líder de Hamás Nizar Ray­yan y su fami­lia, que murie­ron en un ata­que del ejér­cito israelí, en Jabalya. Foto: M. Salem / Reuters

Publicado en 20minutos.es

“Un personaje enorme y barbudo, muy respetado por todos los seguidores de Ham√°s, partidario de la l√≠nea m√°s dura contra Israel”. As√≠ describe Alan Johnston, ex corresponsal de la BBC en Gaza, a Nizar Rayyan, uno de los m√°ximos l√≠deres del movimiento isl√°mico en el territorio palestino.

Seguir leyendo ¬Ľ

Cinco a√Īos desde la captura de Sadam

El momento de la captura de Sadam Husein
El momento de la captura de Sadam Husein

Publicado en 20minutos.es

Este s√°bado se cumplen cinco a√Īos de la captura de Sadam Husein por parte de soldados estadounidenses. Eran las ocho y cuarto de la tarde del 13 de diciembre de 2003. Hab√≠an pasado ocho meses desde la invasi√≥n de Irak y siete desde el derrocamiento de su r√©gimen. El dictador iraqu√≠ estaba escondido en lo que se defini√≥ como un “agujero de ara√Īas”, un zulo apenas oculto en una granja al sur de Tikrit, su ciudad natal. Presentaba el aspecto de un anciano cansado y enfermo, con el cabello y la barba crecidos. Se entreg√≥ sin oponer resistencia. Tres a√Īos despu√©s fue ahorcado en Bagdad.

Seguir leyendo ¬Ľ