Siria: cronología de un mes marcado por las armas químicas

Estándar
Inspectores de la ONU toman muestras en uno de los suburbios de Damasco donde ocurrió el ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto. Foto: Reuters

Inspectores de la ONU toman muestras en uno de los suburbios de Damasco donde ocurrió el ataque químico del 21 de agosto. Foto: Reuters

Este sábado se cumple un mes desde que la oposición siria denunció la muerte de al menos 1.300 personas en un ataque con armas químicas perpetrado en las afueras de Damasco por, según la propia oposición, las fuerzas gubernamentales. Desde entonces, la guerra en el país árabe ha recobrado un protagonismo internacional que parecía agotado, aunque, de momento, sin muchas consecuencias reales para la población, que sigue sufriendo los efectos del conflicto, mientras se suceden las amenazas, los informes, las declaraciones políticas, los movimientos diplomáticos y los análisis de los expertos. Éste es un resumen cronológico de lo ocurrido en relación a las armas químicas en estos 30 días: Seguir leyendo »

Anuncios

La complicada apuesta de Hizbulá

Estándar
Simpatizantes de Hizbulá siguen el discurso pronunciado este sábado por el líder de la milicia chií, Hasan Nasrala. Foto: Hussein Malla / AP

Simpatizantes de Hizbulá siguen el discurso pronunciado este sábado por el líder de la milicia chií, Hasan Nasrala. Foto: Hussein Malla / AP

Cuatro personas resultaron heridas este domingo al impactar tres cohetes en el barrio de Chiyah, un feudo de Hizbulá en la periferia del sur de Beirut. El ataque se produjo al día siguiente de que Hasan Nasrala, el líder de la milicia y partido político chií, justificase su apoyo al régimen sirio de Bashar al Asad y anunciara que sus hombres continuarán combatiendo en el país vecino “hasta la victoria”. Ha sido el primer ataque dirigido directamente contra un bastión de Hizbulá en la capital libanesa desde que estalló el conflicto sirio, hace dos años. Seguir leyendo »

El león con piel de cordero: Asad, en 10 claves

Estándar

Escrito para 20minutos.es

En los más de once años y medio que lleva en el poder, el presidente sirio, Bashar al Asad, ha completado una transformación que, de un modo discreto pero implacable, le ha ido acercando cada vez más a la figura de su padre, Hafez al Asad. Tal vez no tenga el carisma del viejo león de Damasco (“asad” significa “león”, en árabe), ni inspire el mismo respeto y temor que provocaba el rais, pero Bashar está demostrando que, además del físico (el mismo bigote recortado, la misma frente ancha y despejada, el mismo porte larguirucho y desgarbado), las maneras del dictador también las lleva en la sangre. Seguir leyendo »