Lo más importante

Iman, de 25 años, en el campo de refugiados de Nizip, en Turquía. Cuando huyó de Alepo lo único que llevó consigo fueron sus hijos, Ahmed y Aisha, y un Corán: "Mientras lo tenga junto a mí, me sentiré conectada con Dios". Foto: Brian Sokol / UNHCR
Iman, de 25 años, en el campo de refugiados de Nizip, en Turquía. Cuando huyó de Alepo lo único que llevó consigo fueron sus hijos, Ahmed y Aisha, y un Corán: “Mientras lo tenga junto a mí, me sentiré conectada con Dios”. Foto: Brian Sokol / UNHCR

¿Qué única cosa llevarías contigo si tuvieras que abandonar de pronto tu hogar, tu país, sin saber cuándo o cómo podrás regresar? La pregunta, que para la mayoría de nosotros no es más que un modo de reflexionar sobre las cosas que realmente importan, sobre nuestros valores, refleja sin embargo la experiencia real de cientos de miles de personas que se ven empujadas al desarraigo absoluto como consecuencia de la guerra o la persecución.

Seguir leyendo »