Cien años después, la esfinge hitita vuelve a casa

“La temporada estaba ya demasiado avanzada cuando, por fin, se pusieron en marcha el 14 de octubre. Winckler, el orientalista, renegaba de Oriente; sudando de día y tiritando de noche, tomaba de mala gana nota de cosas secundarias y no vacilaba en criticarlo todo. El viaje duró cinco días. De noche se echaban al lado de las hogueras, bajo las estrellas, o se acogían a un musafir-oda, alojamientos que están a la disposición de los viajeros […]