Caja con forma de pato del siglo XIII a. C. Procedente del yacimiento de Minet el Beida, en el puerto de Ugarit, actual Ras Shamra (Siria). Conservada en el Museo del Louvre.

Between gods and animals: becoming human in the Gilgamesh epic

Tablet V of the Epic of Gilgamesh
Tablilla V de la Epopeya de Gilgamesh. Museo Sulaymaniyah, Irak. Foto: Osama Shukir Muhammed Amin / Wikimedia Commons

Por Sophus Helle
Publicado originalmente en Aeon bajo liciencia Creative Commons

The Epic of Gilgamesh is a Babylonian poem composed in ancient Iraq, millennia before Homer. It tells the story of Gilgamesh, king of the city of Uruk. To curb his restless and destructive energy, the gods create a friend for him, Enkidu, who grows up among the animals of the steppe. When Gilgamesh hears about this wild man, he orders that a woman named Shamhat be brought out to find him. Shamhat seduces Enkidu, and the two make love for six days and seven nights, transforming Enkidu from beast to man. His strength is diminished, but his intellect is expanded, and he becomes able to think and speak like a human being. Shamhat and Enkidu travel together to a camp of shepherds, where Enkidu learns the ways of humanity. Eventually, Enkidu goes to Uruk to confront Gilgamesh’s abuse of power, and the two heroes wrestle with one another, only to form a passionate friendship.

Sigue leyendo

El fin del pacto con Irán, otro clavo de Trump en el ataúd del legado de Obama

Donald Trump y Barack Obama
Donald Trump y Barack Obama, durante la toma de posesión d Trump como presidente de EE UU, el 20 de enero de 2017. Foto: M. Santos / US Air Force

Publicado en 20minutos.es

Donald Trump no ha ocultado nunca su intención de revertir hasta donde le fuese posible las iniciativas impulsadas y puestas en marcha por su predecesor en la Casa Blanca. Desde que asumió la presidencia el 20 de enero de 2017, el magnate ha intentado modificar, o directamente eliminar, los principales logros de Barack Obama, incluyendo algunos de los más emblemáticos, como los referidos a la sanidad o el medio ambiente. Trump no es, desde luego, el primer mandatario que trata de corregir el legado recibido, tanto en Estados Unidos como en cualquier otro país, pero pocos lo han hecho de un modo tan sistemático y tan poco sutil.

Sigue leyendo

Jugando a las tres en raya con las pirámides, y otros datos fascinantes

Una tarjeta postal del siglo XIX con la pirámide de Keops, o Gran Pirámide, al fondo, en Guiza, Egipto. Imagen: Wikimedia Commons / Dominio Público

Publicado en 20minutos.es

Una investigación llevada a cabo por el arqueólogo e ingeniero estadounidense Glen Dash, y publicada en The Journal of Ancient Egyptian Architecture, ha revelado uno de los muchos interrogantes que esconden las pirámides de Guiza, en Egipto: su casi perfecta alineación.

Según explica Dash en su trabajo, la disposición de las tres famosas construcciones (en línea recta y siguiendo las tres estrellas del cinturón de Orion, con un desvío en la actualidad de tan solo cuantos grados, pero correcta cuando fueron construidas), y el hecho de que sus caras miren a los puntos cardinales, se debe a que los antiguos egipcios las levantaron tomando como referencia el equinoccio de otoño.

Sigue leyendo

El agridulce legado de Barack Obama, un cambio a medias

Barack Obama, durante su último discurso público como presidente de los Estados Unidos. Foto: Efe
Barack Obama, durante su último discurso en público como presidente de los Estados Unidos. Foto: Kamil Krzaczyński / Efe

Escrito para 20minutos.es

Al 44º presidente de los Estados Unidos se le podrán reprochar muchas cosas, pero la falta de optimismo no es una de ellas. Cuando el pasado día 11, de vuelta en su querida Chicago, Barack Obama se despidió del pueblo estadounidense en su último discurso público (una nueva demostración de su brillante oratoria y de su capacidad para conectar con la gente), el todavía inquilino de la Casa Blanca recuperó, sin dudarlo, el histórico lema que le llevó hasta la presidencia por primera vez, hace ocho años. Ante una audiencia entregada que clamaba por el imposible (“Four more years!”, ¡cuatro años más!), y pese al ‘coitus interruptus’ de saber que en tan solo unos días ocupará su puesto un personaje como Donald Trump, Obama cerró sus palabras con el mismo mensaje de esperanza que convenció a millones de personas en 2008, haciendo posible la hazaña de situar por vez primera a un hombre negro en el cargo más importante del país, y, en muchos sentidos, del mundo: Yes, we can (Sí, podemos). Y luego añadió: Yes, we did (Sí, lo hicimos; sí, pudimos). Pero, ¿ha podido realmente?

Seguir leyendo »