Indignación palestina por partida doble

Manifestantes en Hebrón, Cisjordania, lanzan zapatos contra una foto del primer ministro palestino, Salam Fayad, en un gesto de protesta. Foto: Bernat Armangue / AP
Manifestantes en Hebrón lanzan zapatos contra una foto del primer ministro palestino, Salam Fayad. Foto: Bernat Armangue / AP

La llamada ‘primavera √°rabe’ (un t√©rmino demasiado florido para seguir aplic√°ndolo a situaciones tan poco luminosas como las que se viven en Bahr√©in, Yemen, o, especialmente, Siria) se enfrenta en Palestina a la doble tarea de tener que hacer frente no solo al gobierno, sino tambi√©n al ocupante israel√≠. De hecho, la ocupaci√≥n y sus desastrosas consecuencias econ√≥micas sigue siendo, en buena parte, la excusa perfecta de los gobernantes palestinos, una excusa ciertamente justificada, pero no suficiente. Gobernar un territorio ocupado y, como en Gaza, bloqueado, no es tarea f√°cil, pero hacerlo con honestidad, con la mayor eficacia posible, sin corrupci√≥n y con un m√≠nimo de unidad es, al menos, exigible.

Seguir leyendo ¬Ľ

El 15-M israel√≠, un a√Īo despu√©s

Vice News ha publicado un nuevo documental (Israel’s Radical Left, la izquierda radical de Israel), en el que hace un interesante repaso a los movimientos de protesta surgidos m√°s o menos recientemente en el seno de la sociedad israel√≠. Se trata de un grupo heterog√©neo de inconformistas, unidos por el rechazo al status quo imperante y por la exigencia de una mayor justicial social. Seguir leyendo ¬Ľ

Protesta histórica en Israel

Unos 250.000 “indignados” tomaron este s√°bado por la noche las calles de las principales ciudades israel√≠es para quejarse de la carest√≠a de la vivienda y la vida, en una protesta inspirada en la espa√Īola y que se ha convertido en la mayor contestaci√≥n social de la historia del pa√≠s. En la imagen, Tel Aviv. Foto: Oliver Weiken / Efe

David Grossman, en El País:

El s√°bado 30 de julio por la tarde, mientras nos manifest√°bamos en Jerusal√©n, mir√© a mi alrededor y vi un r√≠o de gente que recorr√≠a las calles. Hab√≠a miles de personas que llevaban a√Īos sin hacer o√≠r sus voces, que hab√≠an abandonado toda esperanza de cambio, que se hab√≠an encerrado en sus problemas y su desesperaci√≥n.

Seguir leyendo