Borrando la Historia

El Parlamento israelí acaba de aprobar una ley por la cual no se podrán conceder subvenciones procedentes de fondos públicos a cualquier institución que conmemore la Nakba (catástrofe), el día en que los palestinos recuerdan la expulsión que sufrieron miles de ellos al crearse el estado de Israel, en 1948. En este artículo, publicado en Midthought, la activista israelí Shiri Raphaely denuncia el carácter discriminatorio de una norma que ha pasado casi desapercibida para la opinión pública.

31/3/2011
|
Shiri Raphaely