El brutal ataque químico en Siria, supuesto, pero verosímil

Víctimas del supuesto ataque con armas químicas al este de Damasco, en una imagen facilitada por la oposición siria. Foto: Reuters
Víctimas del supuesto ataque con armas químicas al este de Damasco, en una imagen facilitada por la oposición siria. Foto: Reuters

La primera víctima de cualquier guerra, ya se sabe, es la verdad, y la guerra que está devastando Siria no es una excepción. En la propaganda de ambas partes abundan las exageraciones y, directamente, las mentiras descaradas. Y la consecuencia es que cuando nos informan de que ha sucedido algo terrible, ya no sabemos, como en el cuento de Pedro y el lobo, si creerlo o no. La imposibilidad de verificar los datos sobre el terreno de forma independiente hace que las crónicas periodísticas, casi siempre de segunda mano, se llenen de prudencia, cuando no de puro escepticismo. Sin embargo, cuando nos encontramos ante una denuncia tan grave como la conocida este miércoles, es mejor arriesgarse, contarla, y rectificar después si es necesario, que mirar para otro lado. Por muchas dudas que se tengan y con toda la cautela que haga falta.

Seguir leyendo »