Rachel Corrie

La sentencia que exculpa al ejército israelí de la muerte de la joven activista estadounidense Rachel Corrie no va a traer consuelo, ni justicia, a la familia de la víctima, pero tal vez sirva, al menos, para volver a poner sobre la mesa la cruda realidad de la política de demolición de viviendas palestinas que mantiene el Gobierno de Israel.

Corrie, que trabajaba como voluntaria en el Movimiento Internacional de Solidaridad con Palestina, murió en 2003, aplastada por una excavadora del Ejército israelí durante una manifestación en la Franja de Gaza en contra de una demolición de viviendas en la localidad de Rafah. Tenía 23 años. Ocurrida en plena segunda intifada, su muerte, que el tribunal israelí califica ahora de «accidente», se convirtió en un símbolo de la revuelta.

Según la ONG Comité Israelí Contra la Demolición de Viviendas (ICAHD, por sus siglas en inglés), desde el año 1967 Israel ha demolido más de 26.000 viviendas palestinas en los territorios ocupados. Esta organización, que cuenta con financiación de la la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, afirma que el año 2011 supuso un récord, con la destrucción de 622 construcciones palestinas por parte de las autoridades israelíes, lo que conllevó el desplazamiento de más de un millar de personas, casi el doble que en 2010.

La mayoría de estas demoliciones son obra del ejército israelí, que invoca para ello diversas razones, incluyendo de carácter «administrativo», en el caso de que las casas palestinas hayan sido construidas sin los necesarios permisos urbanísticos del Gobierno de Israel, y «de castigo», cuando un miembro de la familia que habita la vivienda es acusado de participar en actividades violentas anti israelíes. Las demoliciones a mayor escala, no obstante, se producen durante las grandes operaciones militares, como la que desencadenó Israel contra Gaza en 2008 y 2009.

Los datos los ha resumido de manera impactante la web Visualizing Palestine en el siguiente gráfico (pinchar en la imagen para verlo grande):


Más información:
» El cemento como resistencia: Voluntarios españoles reconstruyen casas palestinas demolidas por Israel (Efe)
» Israel ordena demoler ocho localidades palestinas para uso militar (Europa Press)
» Las demoliciones desplazan a un número sin precedentes de palestinos (Amnistía Internacional)
» House demolition in the Israeli–Palestinian conflict (Wikipedia)
» Displacement of Palestinians «a war crime» (Al Jazeera)

La demolición de Palestina

La sentencia que exculpa al ejército israelí de la muerte de la joven activista estadounidense Rachel Corrie no va a traer consuelo, ni justicia, a la familia de la víctima, pero tal vez sirva, al menos, para volver a poner… Leer

Rachel Corrie

Amanda Bransford, en IPS (8/10/2010):

La muerte en 2003 de la joven pacifista Rachel Corrie, aplastada por una máquina excavadora israelí, fue motivo en su momento de una amplia cobertura periodística mundial, manifestaciones, debates, dos obras de teatro y varias canciones. Años después, sin embargo, todavía no están claras las circunstancias de su fallecimiento. El documental Rachel, de Simone Bitton, que será exhibido a partir de este viernes en el Foro de Antología del Cine de Nueva York, examina las versiones contradictorias de la tragedia.Corrie, una estudiante estadounidense, tenía 23 años cuando decidió viajar a Rafah, en Gaza, para trabajar con el Movimiento Internacional de Solidaridad (ISM).

Activistas palestinos e israelíes crearon el ISM en 2001 para protestar contra las condiciones en los territorios palestinos mediante acciones directas no violentas. Corrie intentó actuar como escudo humano frente a un hogar palestino cuando murió aplastada por la maquinaria israelí.

La versión de los activistas indica que las máquinas excavadoras estaban destruyendo casas, mientras que la israelí señala que estas sólo limpiaban escombros cerca de la frontera con Egipto cuando Corrie y otros manifestantes se acercaron. […]

Leer el artículo completo

Morir joven en Gaza

Amanda Bransford, en IPS