Imagen

Foto: Shirin Neshat, de su serie Fervor (2000)

 

Imagen

Peregrinos en Belén

Peregrinos en Belén, Palestina, durante la Navidad, junto a la Iglesia de la Natividad, en una imagen del siglo XIX.

Fuente: photoblog.nbcnews.com

Imagen

Mujer con máscara en la región de Bandar Abbas, Irán, noviembre de 2005. Foto: Klavs Bo Christensen.

Getty Images:

Zeynab, de unos 60 años de edad, tuvo diez hijos, seis de los cuales han muerto. Es ama de casa y lleva la máscara por razones religiosas y para proteger su piel. Procede la localidad de Chah Faleh. Muchas mujeres en el sur de Irán se colocan diversos tipos de máscaras, una tradición que se remonta a antes de la llegada del islam, pero que en esta parte del país, y especialmente en las aldeas, se ha adaptado para ser parte de la Hijab. Las máscaras tradicionales son negras, y algunas incluyen adornos de oro. A lo largo de los últimos 30 ó 40 años, se han ido popularizando las máscaras de colores y actualmente se han convertido en objetos sujetos a la moda. La mayoría de las mujeres que portan máscaras lo hacen por el significado de la Hijab, pero otras solo buscan protegerse del sol.

Fuente: greatphotojournalism.com

Barbarie saudí

Estándar

La pena de muerte siempre es un crimen. Uno especialmente perverso, además, por cuanto se beneficia de la impunidad oficial que los verdugos se conceden a sí mismos. Es un crimen sancionado por la ley. Pero lo ocurrido esta semana en Arabia Saudí, ese “país amigo” donde, bajo el negro paraguas protector del petróleo, el fanatismo religioso se utiliza como excusa para el despotismo, va más allá del debate sobre la pena de muerte. Es, se mire como se mire, pura barbarie. A ojos occidentales y a ojos orientales. Es barbarie a los ojos del ser humano. Seguir leyendo »