Un beso viral entre las ruinas

Estándar
Tammam Azzam, Freedom Graffiti (2012). Imagen: Ayyam Gallery

Tammam Azzam, Freedom Graffiti (2012). Imagen: Ayyam Gallery

El famoso beso de Gustav Klimt es una de esas obras maestras que, precisamente por ser tan famosas, cuesta un poco alabar. Es maravilloso, está lleno de fuerza, es evocador, envolvente, misterioso, cálido… Pero también la típica imagen de una postal romántica, un póster de sala de espera, un cliché. Klimt, como Vivaldi, como Van Gogh, es una de esas víctimas de la maldición del éxito, condenado por el desprecio postmoderno y elitista de lo popular y de lo bello. Seguir leyendo »

Anuncios