El estallido contra Erdogan: un poco de análisis

Estándar
Un policía dispara gas lacrimógeno contra una ciudadana durante una protesta en la plaza Taksim, en Estambul, el pasado 28 de mayo. Foto: Osman Orsal / Reuters

Un policía dispara gas lacrimógeno contra una ciudadana durante una protesta en la plaza Taksim, en Estambul, el pasado 28 de mayo. Foto: Osman Orsal / Reuters

Empezó hace una semana con una sentada contra la destrucción de un parque en el centro de Estambul y ahora es ya, a causa, sobre todo, de la violenta respuesta policial, una protesta ciudadana masiva contra el gobierno del islamista Recep Tayyip Erdogan, sin precedentes en los once años que lleva éste en el poder. Seguir leyendo »

Anuncios

Las fotos de la semana

Estándar

Damasco, Siria, 30/1/2013: Militantes del Ejército Libre Sirio tratan de ponerse a cubierto al estallar un proyectil durante un combate en el barrio de Ain Tarma, en Damasco. Foto: Goran Tomasevic / Reuters.

Damasco, Siria, 30/1/2013: Militantes del Ejército Libre Sirio tratan de ponerse a cubierto al estallar un proyectil durante un combate en el barrio de Ain Tarma. Foto: Goran Tomasevic / Reuters. (La imagen pertenece a una dramática secuencia de fotografías, que puede verse aquí, comentada por el propio fotógrafo).

Más fotos »

La complicada esquizofrenia turca

Estándar
Manifestación este lunes en Ankara, en defensa de los valores laicos de la república de Turquía. Foto: Adem Altan /AFP

Manifestación este lunes en Ankara, en defensa de los valores laicos de la república de Turquía. Foto: Adem Altan /AFP

Turquía se presenta a menudo como modelo de relativa prosperidad y de mezcla posible entre valores democráticos e islámicos, como ejemplo a seguir para las naciones del mundo árabe que están luchando por desembarazarse de sus regímenes dictatoriales. Esta imagen tiene mucho de cierto, pero contrasta con la lucha interna que se vive dentro del país entre laicistas e islamistas, militares y civiles. El equilibrio sobre el que se asienta actualmente la república, con un gobierno islamista moderado y unos valores constitucionales diseñados para salvaguardar el laicismo de la sociedad, es frágil y complicado. Y el ejército, tradicional garante (por las buenas o por las malas) de esos valores seculares, empieza a dar muestras de menos firmeza, o incluso de alejarse, poco a poco, de la política. Seguir leyendo »