Egipto

Página

Nombre completo: República Árabe de Egipto (مصر).

Independencia: 1932 (como protectorado del Reino Unido, que se retiró definitivamente en 1956). El Alto y el Bajo Egipto se unieron en un solo reino hacia el año 3200 a.C.

Población: 84.5 millones (ONU, 2010).

Capital: El Cairo.

Superficie: 1 millón de Km².

Idioma principal: Árabe.

Religión mayoritaria: Islam (90% suní­es). Minorí­as cristianas (sobre todo coptos, el 9%).

Esperanza de vida: 69 años (hombres), 73 años (mujeres) (ONU).

Moneda: 1 libra egipcia = 100 piastras.

Economí­a: Exporta petróleo, productos derivados y algodón. Predominantemente agrí­cola y con el turismo como una de sus principales fuentes de riqueza. Autosuficiente en petróleo y algunos cultivos de alimentos, pero las importaciones le  cuestan mucho más de lo que obtiene de las exportaciones. Es la segunda economí­a más importante de la región, tras Arabia Saudí­.

PNB per cápita: 2.070 dólares EE UU (Banco Mundial, 2009). Hay una considerable disparidad de riqueza entre una pequeña élite y la masa de la población.

Desempleo: 9,4% (2009).

Alfabetización: 55%, con una brecha grande entre hombres (65%) y mujeres (40%).

Forma de gobierno: República presidencialista. El presidente, como jefe de Estado y comandante supremo de las fuerzas armadas, representa al poder ejecutivo elegido mediante plebiscito popular. Aunque el poder se organiza bajo un sistema multipartidista, desurante más de 50 años el presidente fue elegido en elecciones con un solo candidato. No obstante, la revolución popular que sacudió el paí­s en enero y febrero de 2011, y que, tras 18 dí­as de protestas, logró la renuncia al poder del presidente Hosni Mubarak, comenzó a dar un vuelco al sistema hacia una mayor democratización. El nuevo gobierno sacó adelante una nueva y polémica Constitución, cuyo borrador fue aprobado en referéndum, pero que dividió intensamente al país entre laicos e islamistas.

Lí­der (2012): El actual presidente, Mohamed Mursi (islamista), llegó al poder tras ganar las elecciones de mayo de 2012 -los primeros comicios libres celebrados en el país-, a las que se presentó como candidato de los Hermanos Musulmanes. Antes, Hosni Mubarak había ocupado la presidencia desde 1981 hasta el 11 de febrero de 2011, dí­a en que renunció finalmente al cargo tras 18 dí­as de manifestaciones y una histórica revuelta popular. Tras la caída de Mubarak gobernó el país una junta militar, que traspasó después el poder al vencedor de las elecciones.

Libertades y derechos humanos: Hasta la caída de Mubarak, el Gobierno ejerció una autoridad total, con un férreo control de la prensa, los sindicatos y las asociaciones profesionales, y recibiendo constantes acusaciones de fraude electoral y de violaciones de los derechos humanos. La nueva Constitución, de 2012, limita la duración del mandato presidencial a ocho años, frena el intento de dar más relevancia aún a la ley islámica (si bien sigue siendo la referencia principal), garantiza (aunque de manera insuficiente) muchos derechos fundamentales, y aumenta algo el control sobre el ejército. En sus principios generales, la Carta señala que “el sistema político se basa en los principios democráticos y la consulta, en la igualdad de derechos y deberes para todos los ciudadanos, el multipartidismo político, la alternancia pacífica del poder, la separación y el equilibrio de los poderes del Estado, la soberanía de la ley, el respeto a los derechos humanos y las libertades”. Sin embargo, organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han denunciado que falla en la protección real de los derechos humanos, “ignora” los derechos de las mujeres, limita la libertad de expresión en nombre de la religión y permite juicios militares a civiles. Además, el texto aprobado discrimina a unas religiones y favorece a otras, no elimina la pena de muerte, mantiene privilegios no democráticos para las fuerzas armadas, no protege suficientemente a refugiados e inmigrantes, evita una prohibición firme del trabajo infantil y no contempla la laicidad del Estado.

Pena de muerte: Sí­. Para delitos de violación (solo si está acompañada de secuestro de la ví­ctima), homicidio, asesinato, traición, explotación y narcotráfico.

Egipto lideró el movimiento panárabe socialista de los años 50 y 60, ha librado varias guerras con Israel (con quien acabó firmando la paz) y es uno de los actores clave en los intentos por solucionar el conflicto palestino-israelí­.

Más infor­ma­ción

Prensa

Última actualización: Diciembre 2012.


Otras fichas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s