Las revoluciones las hace el pueblo, no el ejército

El jefe militar de las fuerzas armadas de Egipto, Abdel-Fatá al Sisi, en la televisión estatal, el pasado 3 de julio. Foto: Foto AP / Egyptian State Television
El jefe militar de las fuerzas armadas de Egipto, Abdel-Fatá al Sisi, en la televisión estatal, el pasado 3 de julio. Foto: Foto AP / Egyptian State Television

Podemos elucubrar y hasta filosofar todo lo que queramos sobre si lo sucedido en Egipto es o no un mal menor, tal y como estaban las cosas. Pero negar que el derrocamiento del presidente Mursi ha sido un golpe de Estado es como decir que el caballo blanco de Santiago es negro. Los militares han destituido a un presidente democr√°ticamente electo, han suspendido la Constituci√≥n, se han autoproclamado salvadores de la patria, han sacado tanques y soldados a la calle, han detenido a los l√≠deres del partido gobernante, han cerrado los medios de comunicaci√≥n que no les apoyan y han prometido nuevas elecciones pero sin concretar a√ļn cu√°ndo (“el a√Īo que viene”). Eso, en castellano, es un golpe de Estado, en toda regla y de manual.

Seguir leyendo ¬Ľ

Contra la “ola de leyes antidemocr√°ticas” en Israel

Efe, Jerusalén:

Unos setenta artistas, intelectuales y acad√©micos israel√≠es, entre ellos el escritor Amos Oz y el actor Joshua Sobol, han pedido en una carta al primer ministro, Benjam√≠n Netanyahu, que detenga las √ļltimas propuestas legislativas “antidemocr√°ticas”. Seguir leyendo ¬Ľ

Sin novedad en los Emiratos

¬ŅRevoluci√≥n? ¬ŅQu√© revoluci√≥n? Sin novedad en los Emiratos √Ārabes Unidos, todo tranquilo. Aqu√≠ se vive bien (muy bien, de hecho, si por vivir bien entendemos una renta per c√°pita de alrededor de 50.000 d√≥lares al a√Īo, una de las m√°s altas del mundo). Y el Estado, adem√°s, es generoso. Invierte y reparte. A fin de cuentas, puede permit√≠rselo: los Emiratos son el tercer mayor exportador mundial de petr√≥leo, y donde no tienen tanto, como en Dubai, se construye a lo grande.

Seguir leyendo ¬Ľ

Miles de manifestantes piden reformas democr√°ticas en Marruecos

Enrique Rubio, Efe:

La pac√≠¬≠fica y festiva jornada de manifestaciones por todo Marruecos para pedir reformas democr√°ticas deriv√≥ a √ļltima hora en disturbios en varias ciudades que empa√Īaron las reivindicaciones y arrojan dudas sobre el futuro de las protestas. Siguiendo el mismo patr√≥n que en el resto de pa√≠¬≠ses √°rabes, un grupo de j√≥venes fue el encargado de convocar a trav√©s de la red social Facebook las concentraciones para pedir una nueva Constituci√≥n que limite el poder ejecutivo del rey Mohamed VI. Seguir leyendo ¬Ľ

Ni dictadores ni islamistas: una tercera ví­a

Khaled Hroub, profesor de la Universidad de Cambridge, en Open Democracy:

Los reg√≠¬≠menes autoritarios √°rabes est√°n siendo sacudidos de ra√≠¬≠z o se encuentran en plena ca√≠¬≠da. Y lo mismo est√° ocurriendo con muchas de las falacias existentes sobre los √°rabes en s√≠¬≠. Durante d√©cadas, estos reg√≠¬≠menes han utilizado la amenaza del islamismo fundamentalista para manipular a sus ‚Äėaliados‚Äô occidentales: o nos apoy√°is, o estos extremistas os van a montar otro Ir√°n antes de que os d√©is cuenta. Y Occidente, temeroso, decidi√≥ optar por lo malo conocido.

Seguir leyendo

La democracia llama a la puerta en T√ļnez

Protesta ciudadana en las calles del centro de T√ļnez. Foto: Efe

Publicado en 20minutos.es

Hace ape¬≠nas un mes, T√ļnez segu√≠¬≠a siendo, a ojos de Occi¬≠dente, ese peque√Īo pa√≠¬≠s tran¬≠quilo y esta¬≠ble del Norte de √Āfrica que aca¬≠taba sin rechis¬≠tar las exi¬≠gen¬≠cias de EE UU en su lucha con¬≠tra el terro¬≠rismo isla¬≠mista y al que adu¬≠la¬≠ban sin rubor los gobier¬≠nos euro¬≠peos (sus veci¬≠nos del sur, Fran¬≠cia, Ita¬≠lia y Espa√Īa, espe¬≠cial¬≠mente); un rin¬≠c√≥n lleno de sol, pla¬≠yas, mag¬≠n√≠¬≠¬≠fi¬≠cas rui¬≠nas his¬≠t√≥¬≠ri¬≠cas y el sufi¬≠ciente exo¬≠tismo √°rabe en un ambiente seguro como para atraer cada a√Īo a miles de turis¬≠tas. ¬ŅUna dic¬≠ta¬≠dura? Tal vez, pero nada grave. La apa¬≠rien¬≠cia demo¬≠cr√°¬≠tica era sufi¬≠ciente y, en cual¬≠quier caso, era una dictadura amiga.

Seguir leyendo ¬Ľ