Iraquíes muertos en las mesas de los congresistas

micro printed names iraq
Estándar
Nombres de civiles fallecidos en Irak, microimpresos en un cuaderno de notas. Foto: SWAMP

Nombres de civiles fallecidos en Irak, microimpresos en un cuaderno de notas. Foto: SWAMP

Parecen blocs de notas normales y corrientes, pero en realidad se trata, según los autores del proyecto Notepad, de caballos de Troya.

Doug Easterly, de la Universidad de Victoria (Wellington, Nueva Zelanda), y Matthew Kenyon, de la Universidad de Michigan (EE UU), concibieron en su estudio (SWAMP, Studies of Work Atmosphere and Mass Production) una idea a medio camino entre el arte y la protesta: Transformar las líneas de las tradicionales hojas amarillas de notas en listados con los nombres microimpresos de los civiles muertos desde la invasión estadounidense de Irak en 2003.

Según explican los propios autores, en 2007, varios de estos blocs fueron incluidos entre las existencias de las tiendas de papelería que suministran material al Congreso de los Estados Unidos, de modo que, una vez en circulación, “los datos no deseados de los fallecidos civiles pasaron a formar parte de archivos oficiales del Gobierno”.

Notepad -indican Easterly y Kenyon en su web- es un acto de protesta, un tributo escondido en una pila de cuadernos de notas amarillos. Al ampliar cada raya podemos leer los nombres completos de cada civil fallecido durante los tres primeros años de la guerra de Irak, así como la fecha y el lugar en que murieron. Un centenar de estos cuadernos se distribuyeron a congresistas y senadores de EE UU, sin que ellos fuesen conscientes, como una especie de caballo de Troya, una forma de inyectar datos transguesores en los pasillos del poder y de perpetuarlos en archivos oficiales”.

Cada cuaderno contiene alrededor de 10.000 nombres, lugares y fechas, correspondientes a civiles de cuyas muertes se tiene constancia, pero que “han sido ampliamente ignoradas”, señala Easterly en la web de la Universidad de Victoria. “Cuando te das cuentas de que estos detalles microimpresos suponen una cantidad tan grande de páginas y de papel, el proyecto se convierte en un espectáculo muy aleccionador”, añade.

Los autores destacan asimismo el simbolismo del tipo de cuaderno elegido, recordando que el color amarillo se introdujo originalmente para aumentar la legibilidad de la escritura, al incrementar el contraste del color, y haciendo alusión a su carácter “preventivo”, ya que anticipan la tendencia natural del papel a amarillearse con el paso del tiempo.

El proyecto formó parte el año pasado de la exposición Talk To Me del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

SWAMP está trabajando ahora en un nuevo proyecto semejante, relacionado con los datos sobre la intervención estadounidense en Afganistán revelados por Wikileaks.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s