David Grossman: la vida entera y el futuro por delante

Estándar

Efe:

El escritor israelí David Grossman acaba de publicar en España su novela La vida entera, un mosaico sobre la condición humana y la dura realidad de su país. “Necesitamos unos dirigentes valientes que digan a la gente lo que es inevitable hacer y hoy el Gobierno de Israel está cometiendo error tras error”, dice.

Humanista convencido, el narrador y ensayista David Grossman (Jerusalén, 1954), cuyo deseo tanto en la literatura como en el ensayo “es conocer y comprender al otro” y “ponerse en su lugar”, cree que en Israel como en Palestina “se necesitan unos dirigentes que no trasmitan miedo a la población”.

“Hace falta que no describan la situación como si fuera una ilusión de futuro, sino que, de forma práctica, expliquen cuáles son los peligros, no lo ecos de esos miedos que son los traumas del pasado, y las oportunidades que se brindan”, explica a Efe el escritor, quien pone también encima de la mesa otra necesidad.

“También existe la necesidad de la presión de Estados Unidos y la de nuestros amigos europeos. A veces un amigo, y yo sé que España se considera amiga, tiene que decir a sus amigos las verdades desagradables”, argumenta.

Grossman, ante las últimas crí­ticas de EE UU a Israel por la construcción de nuevas viviendas para israelí­es en la parte árabe de la ciudad, dice que es “casi ridí­culo y absurdo ver que cómo el Gobierno hace lo que no tiene que hacer. Hace lo que hace justo cuando no tiene que hacerlo.”

“Ahora hay un momento -continúa- para reanudar las negociaciones de paz en esta situación tan horrible entre palestinos e israelí­es y ellos hacen lo opuesto. De forma deliberada aumentan el número de obstáculos para la paz y esto muestra, una vez más, que en los momentos en que una nación tiene miedo y está aterrada, hace cosas irracionales”.

Pero Grossman, además de ser uno de los intelectuales de su paí­s más representativos y respetados, junto a Amos Oz, es el escritor más importante de la literatura contemporánea israelí­ y acaba de publicar La vida entera, en castellano publicada por Lumen, y en catalán por Ediciones 62.

Además, este libro coincide con la publicación de Escribir en la oscuridad, el volumen que recopila sus últimos ensayos, en Debate.

La vida entera, un volumen de más de 800 páginas, es una estremecedora y bella historia que comenzó a escribir en 2003 y que terminó en 2006, semanas después de que su hijo mayor Uri muriera en el sur de Lí­bano durante unas operaciones militares del Ejército israelí­.

La novela cuenta en forma de sinfoní­a musical, y en su primera parte como si fuera un sueño poético -situado en 1967 durante la guerra de los Seis Dí­as- la historia de Ora, una mujer madura que decide abandonar su casa y viajar caminando hasta Galilea para evitar estar en casa y no recibir la noticia de que su hijo Ofer, que se ha ido voluntario al Ejército, ha muerto.

Esta madre, cargada con una mochila y caminando junto a un amigo, cree que mientras camine su hijo estará a salvo.

Una historia que es constante en Israel y que para Grossman tiene una transcendencia fundamental y personal.

“La primera parte está situada en la Guerra de los Seis Dí­as, en 1967, -aclara- porque es una etapa que nos influyó de forma decisiva a los de mi generación, y las otras partes son una especie de ‘épica doméstica’ porque para mí­, además de dar una panorámica del conjunto de la situación de Israel: la guerra o la situación de terror, era muy importante describir estas burbujas de la familia”.

“La familia me fascina en todas sus formas porque creo que la familia constituye el mayor drama de la humanidad, donde se producen las mayores tragedias”, precisa este hombre que ha vivido el drama en primera persona.

“Cuando murió mi hijo -añade- decidí­ seguir escribiendo el libro porque yo entiendo mi existencia a través de la escritura. Así­ entiendo lo bueno, lo malo y lo terrible. Y cuando te ocurre una cosa así­ lo más básico que te ocurre es encontrarte en el exilio como si te hubieran quitado todo el contexto de tu vida”.

“Pero volver a escribir es haber optado por la vida”, concluye este escritor que recibe cartas de muchas mujeres y hombres que le dicen que ha sabido contar la historia de sus vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s