El fin de Mubarak: reacciones y análisis

tahrir3
Estándar
La plaza Tahrir, en El Cairo, tras el anuncio de la salida de Mubarak. Foto: Amr Abdallah Dalsh / Reuters

La plaza Tahrir, en El Cairo, tras el anuncio de la salida de Mubarak. Foto: Amr Abdallah Dalsh / Reuters

Tras una gran revuelta popular de 18 dí­as, y después de 30 años ejerciendo el poder de forma dictatorial bajo una apariencia democrática respaldada por Occidente, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha dimitido. De momento, el vicepresidente ha nombrado un consejo militar para dirigir los asuntos del país. A falta de la anunciada declaración del presidente de EE UU, Barak Obama, estas son algunas de las primeras reacciones de analistas, economistas, periodistas, lí­deres mundiales y portavoces oficiales, recogidas por diversas agencias y medios de comunicación.

“Esperamos que el cambio a la democracia en Egipto se dé sin violencia y que el acuerdo de paz se mantenga” (fuente oficial israelí­)

“Sabemos que se ha ido, pero ¿cambia eso la volatilidad de Egipto en este momento de revuelta social? De momento, no mucho. Por ahora, el Gobierno sigue siendo un caos” (Frank Lesh, broker y analista de Future Path Trading)

“La UE respeta la decisión de hoy del presidente Mubarak. Al retirarse, él ha escuchado las voces del pueblo egipcio y ha abierto el camino para reformas más rápidas y más profundas. Es importante ahora que el diálogo se acelere y que lleve a un Gobierno integral, que respete las aspiraciones, y lleve la estabilidad al pueblo egipcio. El futuro de Egipto efectivamente permanece en manos del pueblo egipcio. La UE está lista para ayudar de cualquier manera posible” (Catherine Ashton, jefa de Polí­tica Exterior de la UE)

“Se ha roto una barrera psicológica, no sólo en el Norte de África, sino en todo Oriente Medio. Creo que es fácil ver un efecto contagio, al menos, en lo que se refiere a las protestas, en Marruecos, tal vez Jordania, Yemen… Tampoco se puede descartar que la oposición de la llamada revolución verde iraní­ vuelva a coger fuerza. Es interesante el hecho de que Suleiman haya dicho que el poder pasa a un consejo militar, y no a él mismo, como vicepresidente. La declaración, además, ha sido excepcionalmente breve. Eso puede significar que el propio Suleiman está siendo ya dejado a un lado. Por otra parte, sin embargo, el que haya hecho él la declaración en vexz de un portavoz del Ejército, podrí­a significar también que mantiene el control” (Anthony Skinner, analista y consultor polí­tico de Maplecroft)

“Se terminó la era de la esclavitud y el autoritarismo, comienza un nuevo amanecer en la historia de Egipto, un nuevo renacer, el Egipto del siglo XXI” (Movimiento 6 de abril, uno de los grupos promotores de las protestas)

“El Gobierno militar sólo puede ser temporal. Tras la salida de Mubarak, la disolución de un Parlamento que es considerado ilegí­timo, las reformas constitucionales y la abolición de las leyes de emergencia no son negociables. Si estas reformas se llevan a cabo, Egipto estará viviendo una revolución real, más allá del derrocamiento de un empecinado presidente de 82 años al que ya hací­a tiempo que se le habí­a pasado la fecha de caducidad. Por otra parte, tras los acontecimientos de estos últimos dí­as, y especialmente por los mensajes contradictorios y confusos del jueves, parece claro que el Ejército está dividido. Si se mueve exclusivamente con el objetivo de proteger su posición privilegiada y la de los hombres de negocios a los que les ha ido tan bien gracias a sus lazos con el régimen, entonces el sistema no logrará abrirse, al menos no sin una represión sangrienta a gran escala” (Ian Black, responsable de la sección de Oriente Medio en el diario The Guardian)

“Creo que todo esto va a tener efecto en el mercado del oro. Muchos potentados del mundo árabe van a empezar a comprar oro y a sacarlo de sus paí­ses, por si acaso son los siguientes. La cuestión es que muchos de ellos han empezado a dar pasos en esa dirección hace ya mucho tiempo” (Jeffrey Christian, director ejecutivo de CMP Group)

“La renuncia de Hosni Mubarak es la emancipación de Egipto y la liberación del pueblo egipcio. Esto es sólo el comienzo” (Mohammed El Baradei, una de las cabezas visibles de la oposición egipcia, y Premio Nobel de la Paz)

“Sea cual sea el próximo gobierno, va a tener que gastar mucho más dinero de lo previsto. Tendrá que mantener los subsidios sobre el petróleo y la comida. El déficit se va a incrementar  La parte positiva es que no creo que la economí­a haya sufrido un daño especialmente grave. La recuperación será cuestión no de meses, sino de semanas” (Sven Richter, director ejecutivo de Frontier Markets)

“Éste es el principio de la victoria del pueblo y la revolución egipcia” (Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamás en Gaza)

“Habrá que ver quién va a llenar el vací­o y cómo. De cómo evolucione la situación dependerán cosas tan importantes como el precio del petróleo o las tasas de interés. Si evoluciona de una manera ordenada, sin más revueltas, los mercados no sufrirán consecuencias demasiado graves” (Davis Resler, economista jefe de Nomura Securities)

“La dimisión de Hosni Mubarak constituye un hecho histórico. Hoy es un dí­a de gran alegrí­a. En la alegrí­a de los rostros se ve la fuerza que da la libertad” (Angela Merkel, canciller alemana)

“Hoy, un dictador forma parte ya del pasado. No vamos a volver tolerar a otro terco como él en el poder. Enhorabuena a Egipto, al mundo árabe, a la comunidad musulmana y a la humanidad en general” (Kamel Al Helbawy, clérigo de los Hermanos Musulmanes en el Reino Unido)

“Son muy buenas noticias para Obama, ya que tanto él como su gobierno habí­an apostado por reclamar un cambio, y por que ese cambio se produjese lo antes posible. Pero es sólo el princio de un proceso. Hoy por hoy al menos, la gente que ha gobernado Egipto desde 1952 sigue siendo la misma, la misma élite militar” (Brian Katulis, experto en Oriente Medio del Center For American Progress y consejero de la Casa Blanca)

“Ha sido magní­fico, particularmente para los que han hablado de forma tan valiente y pací­fica para lograr un cambio en el paí­s” (David Cameron, primer ministro británico)

“Parece que las bolsas están reaccionando bien. Uno de los factores que estaban lastrando la inversión era el temor a que subiera el precio del petróleo si la revuelta continuaba, y la salida de Mubarak ha reducido esa posibilidad” (Gary Thayer, etratega y analista de Wells Fargo)

“No va a ocurrir nada espectacular en los mercados. No ha sido una gran sorpresa. Los mercados se han mantenido bastante estables, y tampoco es que sean muy grandes. Es más bien un asunto emocional. Egipto ha ocupado las noticias durante tanto tiempo, que no se puede hablar de un shock. Por otro lado, desde el punto de vista geopolí­tico, si se mantiene la calma durante una semana, y se produce una transferencia del poder, todo deberí­a ir volviendo poco a poco a una base. Pero si lo que se percibe es que Egipto no está caminando hacia un Estado semidemocrático, y que el nuevo Gobierno no es amigo de Occidente, entonces si aparecerán los nervios. Junto a un optimismo moderado, todaví­a hay mucha incertidumbre” (Jay Suskind, vicepresidente de Duncan-Williams)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s