Siria, el Estado fracasado

Estándar
Louay Hussein. Foto: syrianobserver.com

Louay Hussein. Foto: syrianobserver.com

El prominente escritor y disidente sirio Louay Hussein fue detenido la semana pasada por las autoridades de Damasco, bajo la acusación de “debilitar el sentimiento nacional y la moral de la nación” a través un artículo publicado en el diario árabe Al Hayat. Hussein fue arrestado en la frontera con Líbano cuando se disponía a viajar a España para visitar a su familia.

Es la segunda vez que Hussein es detenido desde que estalló la revuelta contra el gobierno de Bashar al Assad, en marzo de 2011. Hussein, conocido activista y líder del partido opositor Construyendo el Estado Sirio, pasó también varios años en prisión en la década de los ochenta.

Su caso no es el único. Las organizaciones defensoras de los derechos humanos llevan tiempo denunciando detenciones de decenas de miles de ciudadanos sirios, muchos de los cuales “desaparecen” sin dejar rastro. Por esta razón, el régimen de Damasco fue acusado el año pasado en un informe de Naciones Unidas de estar cometiendo un crimen contra la humanidad.

El artículo que ha servido de excusa para detener a Hussein, titulado Los sirios no sienten que necesitan un Estado, acaba de ser publicado en inglés, bajo licencia Creative Commons, por OpenDemocracy. Lo de menos, obviamente, es estar de acuerdo o no con lo que dice. Lo importante es su derecho inalienable a decirlo. Esta es la traducción al castellano:

Los sirios no construyeron su estado, en el segundo cuarto del siglo pasado, a través de las luchas y acuerdos habituales que suelen dar lugar al nacimiento de los estados. Nosotros heredamos las instituciones estatales establecidas por el Mandato Francés. Y para los sucesivos golpes militares que arrasaron el país pocos años después de la independencia, no fue difícil convertir el estado en un instrumento de control, en lugar de en una institución capaz de organizar los intereses comunes de todos los sirios.

¿Acaso no le toca ahora al pueblo recoger los pedazos? No. En lugar de eso, es la responsabilidad de aquellos que se han autoproclamado sus líderes políticos: todos sus programas, actitudes y declaraciones deben centrarse en asuntos como la unidad nacional y la autoridad central. Esto no contradice la descentralización administrativa que era necesaria para poder construir un nuevo y moderno Estado sirio, basado en la justicia y la igualdad para todos los sirios, si es que algún día la crisis actual llega a su fin.

Todo esto se hizo mucho más claro cuando Hafez Al Assad ascendió al poder, y especialmente después de que consolidase su autoridad… una autoridad que duró mucho tiempo. Las autoridades militares y políticas pronto convirtieron las instituciones del estado en agencias para oprimir a los ciudadanos y transformarlos en sujetos, no solo en el sentido económico, sino también en el social y el político.

Después de tres décadas de gobierno de Hafez Al Assad, y de unos diez años de gobierno de su hijo, los sirios acabaron viendo el estado como algo extraño, una entidad a la que podían apaciguar, estafar y temer, de la que podían abusar, y a la que ocultaban sus opiniones. Es decir, todo aquello que refuerza las dinámicas que separan a un estado de la sociedad.

Así, cuando una oficina pública otorga cualquier servicio, el oficial de turno lo considera un acto de “generosidad”, ya que, de acuerdo con las regulaciones, puede hacer lo que quiera con el dinero público, incluyendo dárselo a su familia o a su entorno. Los sirios corrientes ven la propiedad pública como propiedad del Estado −es decir, propiedad del régimen−, no como propiedad común. Puede entenderse entonces por qué los sirios no muestran mucho interés en cuidar, o proteger, la propiedad pública. La propiedad pública es vista como un recurso para la explotación, el robo o el uso inapropiado siempre que es posible. En resumen, los sirios no han experimentado un verdadero estado. Esto tiene implicaciones graves, y requiere una investigación en profundidad.

Teniendo en cuenta esta relación entre la sociedad y el estado es posible comprender por qué, un año después de que estallara la revuelta siria, algunas áreas rebeldes reclamaron su independencia. Al principio hablaban en términos de independencia judicial o relacionada con la seguridad, tal y como algunos líderes locales señalaron a Kofi Annan durante las negociaciones de la primavera de 2012. Por aquel entonces aún no tenían una idea clara sobre qué significaba exactamente esta independencia, e intentaron exigirla en el marco de una Siria unida.

Incluso la lucha armada contra la seguridad del régimen era, sobre todo, un fenómeno regional. La mayoría de las milicias armadas permanecían en sus áreas nativas tras deshacerse de las insituticiones estatales y del régimen. En ocasiones, estas milicias locales combatieron a las fuerzas del régimen posicionadas en zonas vecinas, pero sin intención de expandir su control. El eslógan “derrocar al régimen” era más un eslógan regional que nacional.

La idea de formar consejos locales para ocuparse de los asuntos públicos cristalizó a medida que fue creciendo la comunicación entre los activistas locales y las organizaciones extranjeras, tanto gubernamentales como no gubernamentales, y a medida que las autoridades iban perdiendo cada vez más territorio. Militares y civiles formaron consejos independientes en ciudades y regiones que alcanzaron un prestigio considerable durante el conflicto, y cuya fuerza se medía por su capacidad para controlar a los grupos armados, o por la importancia de sus relaciones con partidos externos.

Una de las tareas más importantes de estos consejos era supervisar la distribución de comida y alimentos, así como la procedencia de las armas y la munición. Entre sus problemas principales estaba el hecho de que se trataba de entidades locales, independientes las unas de las otras, de un modo que alejaba cualquier necesidad de un estado.

Con el tiempo, cuando los miembros de estos consejos asumieron que seguirían recibiendo fondos del exterior, los argumentos en favor de la independencia fueron haciéndose más claros. La agenda ya no incluia tan sólo independencia en la seguridad o en el sistema judicial, sino también en otros aspectos, como los servicios o la representación política. Como justificación se alegaba que esta independencia era una condición temporal, y que finalizaría tan pronto como concluyese el mandato de Bashar Al Assad. Pero una vez que esta independencia se estableciera, sería muy difícil que estas áreas volvieran a integrarse en un estado central, incluso sin Assad en el poder.

Estas posiciones regionales son el resultado natural de la ausencia de cualquier tipo de conexión legal entre la gente de las comunidades locales y el Estado central; de la ausencia de un sentido de la ciudadanía; de la ausencia de una básica identidad nacional siria, ese elemento que podría dar un significado de afiliación, a través de valores comunes que los ciudadanos puedan ser capaces de sentir, aceptar y defender.

A ello hay que añadir que el régimen destruyó todas las estructuras sociales preestatales, como tribus y sectas, y que fue incapaz de construir una identidad civil sobre la que establecer relaciones recíprocas entre los ciudadanos y el Estado, impidiendo, además, que la construyeran otros. De este modo, durante la revuelta, los sirios no han contado con estructuras sociales no-nacionales o pre-nacionales que pudieran funcionar a modo de red de seguridad. Esta crisis de identidad nacional se traduce en que la gente ha dado la bienvenida a cualquier grupo capaz de ofrecer algo de protección y de cubrir las necesidades básicas, incluso si se trata de grupos fundamentalistas con ideologías que no resultan familiares.

Podemos, por tanto, entender por qué la gente en las áreas rebeldes, o incluso en zonas donde las protestas han sido aplastadas, no han respondido a programas políticos basados en la unidad nacional, o en los intereses comunes de todos los sirios. Esta situación es un indicativo del colapso del Estado sirio, y también del verdadero peligro de fragmentación al que se enfrenta la propia entidad nacional siria.


Más información y fuentes:
» Syrians do not feel they need a state (Louay Hussein, en OpenDemocracy)
» Syria detains prominent Damascus-based dissident (AP)
» Syria detains veteran dissident at Lebanon border (AFP)
» Why is the Syrian regime afraid of Louay Hussein? (Talal Al-Mayhani, en OpenDemocracy)
» An interview with Syrian opposition activist Louay Hussein (Syria Comment)
» Louay Hussein: “Nadie escucha a los sirios” (Mikel Ayestaran)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s