29/11/2010

La mayor huella ecológica del planeta

Campo de golf en Dubai

Javier Espinosa, en Crónicas desde Oriente Próximo:

La expansión de Farms for Liverstock Production ha marchado de forma paralela a la de Emiratos. Comenzó siendo una granja que acogía a poco más de 200 vacas. Hoy tiene 2.500. Hace dos años, los propietarios de la firma lechera decidieron establecer un innovador sistema de reciclaje de la orina que expulsan los animales a diario –unos 300.000 litros– para reconvertirla en agua purificada.

Según Joy Vazhappilly, uno de los responsables técnicos del sistema, tras ser recolectado en los hangares el líquido pasa por dos filtros especializados que eliminan cualquier partícula mayor de 0,03 micrómetros –“el tamaño medio de una bacteria es de 0,2 micrómetros”, puntualiza Vazhappilly– y después se somete a un proceso de osmosis reversible para acabar de eliminar cualquier impureza.

Con el agua resultante se irrigan los habitáculos donde residen los cuadrúpedos para rebajar la temperatura.

Pese al audaz sistema, el enclave todavía requiere otros 905.000 litros de agua para asegurar su funcionamiento en lo que podría constituir una metáfora sobre el difícil propósito de combinar el progreso vertiginoso que ha experimentado tanto este negocio como Emiratos Arabes Unidos (EAU), con una política de crecimiento sostenible. […]

» Leer el artículo completo en El Mundo

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *