Velos en la televisión egipcia

Vídeo

Por primera vez en la historia de la televisión pública egipcia, una presentadora ha aparecido ataviada con el tradicional velo islámico conocido como hiyab. El hiyab, habitual en los canales privados, ha estado desterrado de los informativos públicos desde hace décadas, en aplicación de un código de vestir estrictamente secular, acorde con la revolución que lideró Nasser en 1952, y mantenido por el régimen de Mubarak, temeroso de cualquier signo que pudiese aumentar la influencia islamista. Se trataba de una ley no escrita, pero lo suficientemente férrea como para haber estado vigente hasta ahora, a pesar de que son mayoría las mujeres egipcias que visten esta prenda.

Para unos (liberales, laicos, feministas, cristianos), el gesto de Fatma Nabil, quien presentó el informativo del pasado domingo por la noche maquillada, con una chaqueta negra y un hiyab de color beis, es un paso más en la agenda conservadora y religiosa que estaría tratando de imponer, poco a poco, el recién elegido presidente islamista, Mohamed Mursi, y su gobierno, dominado por los Hermanos Musulmanes. El velo de Nabil llega, además, pocas semanas después de que el ejecutivo decidiese sustituir a los directores de los medios de información estatales, al más puro estilo español.

Para otros, sin embargo, la opción de Nabil refleja una nueva libertad de elección para las mujeres y una “normalización”, en una sociedad donde es común vestir el velo entre la población femenina. “¿Por qué se denuncia el uso del velo en Egipto, donde un 70% de las mujeres usan el velo. Es una vergüenza que mujeres veladas aparezcan en las cadenas árabes e internacionales, y no lo hagan en Egipto”, declaró Abdel Maqsud, nuevo ministro de Información, en una entrevista al periódico Masry al-ium. El ministro añadió que en los próximos días aparecerán al menos tres periodistas más llevando el velo islámico, entre ellas, la presentadora del tiempo. “La aparición de una presentadora con velo en la televisión egipcia por primera vez es una victoria para las libertades y no las disminuye como algunos imaginan. ¿Acaso prohibir a una mujer con velo presentar un programa es libertad?”, escribe un lector en un comentario citado por la agencia Reuters.

La propia Nabil ha dicho que “después de la llegada al poder del primer presidente elegido democráticamente, y después de la formación del nuevo gobierno, tuve la esperanza de recuperar mi derecho”. Por ello, presentó una petición ante el titular de Información, con el fin de que presionara a la cadena para que le permitiera presentar los informativos sin quitarse el hiyab. Por su parte, el director de los informativos en la cadena Al Ula, Ibrahim al Sayad, dijo en declaraciones a Al Jazeera, que este cambio es “un logro de la Revolución del 25 de enero, una libertad individual y un derecho permitido por la Constitución”.

Nabil trabajó durante un año en la cadena de televisión de los Hermanos Musulmanes Misr 25 (Egipto 25), después de que la televisión estatal le prohibiese aparecer con velo.

La batalla del velo en Egipto (como en Turquía y como en países occidentales -Francia, el Reino Unido- donde se ha legislado sobre ello) no es, ni mucho menos, nueva. El debate refleja la vieja discusión entre quienes ven en el hiyab y otras prendas que cubren a la mujer un signo impuesto de dominación, una restricción de derechos básicos (especialmente cuando se trata de niñas) y, en última instancia, una excusa religiosa para el machismo, y quienes creen, por el contrario, que se trata de una opción libre, de acuerdo con preceptos religiosos legítimos o costumbres sociales muy arraigadas.

El debate ha llegado a los tribunales en numerosas ocasiones. Como recuerda El País, la presentadora Lamiya al-Sayed denunció hace un año al Ministerio de Información egipcio por prohibirle cubrirse con el velo en la televisión pública. El pasado mes de diciembre, un tribunal de Alejandría le dio la razón e impuso al Gobierno una multa de 20.000 libras egipcias (unos 2.200 euros). Según el fallo, el pañuelo islámico “no se interpone entre la mujer y su trabajo, y no plantea ningún obstáculo para que las mujeres trabajen”. “La prohibición del hiyab va contra la libertad personal y de religión”, concluía el veredicto.

El problema es que el control del gobierno egipcio sobre los medios de comunicación está yendo más allá de la vestimenta que se permite elegir a las presentadoras. Las críticas a Mursi por intentar atar en corto a la prensa son cada vez mayores, especialmente después de que dos periodistas hayan sido procesados por insultar al presidente, y de que el Parlamento, dominado por los Hermanos Musulmanes, haya escogido nuevos directores para los principales periódicos estatales, una práctica común con Mubarak.

De momento, informa Reuters, los asesores de Mursi rechazan las críticas e insisten en su compromiso con la libertad de expresión, reiterado frecuentemente, al tiempo que recuerdan su decisión de aprobar una ley para poner fin a las detenciones preventivas de personas que se enfrentan a cargos relacionados con la prensa.

Tal vez sea demasiado pronto para hablar de una “islamización” de Egipto, y muchos analistas indican que es necesario dar más tiempo a un gobierno recién elegido que se enfrenta a la ingente tarea de desmontar estructuras dictatoriales vigentes durante décadas. Pero lo cierto es que el miedo y la preocupación están ahí, y no solo en la prensa. El domingo, cientos de escritores y artistas egipcios se manifestaron frente al Parlamento para protestar por la “hermanización” (en referencia a los Hermanos Musulmanes) de la Constitución, la censura y las amenazas a la libertad de expresión.

Uno de los manifestantes, el editor Mohamed Hashem, dijo al diario Al Ahram: “Estamos aquí hoy para exigir una constitución que refleje las opiniones de todos los egipcios. Queremos un contrato social de verdad, y no un contrato en exclusiva con los Hermanos Musulmanes, que es muy discriminatorio. […] No están respetando al resto de la gente, piensan que somos todos uno ateos… ¿Qué tipo de constitución puede escribir esta gente?”.


Más información:
» El velo en el telediario egipcio, ¿conquista de un derecho o reflejo de una discriminación? (20minutos.es)
» Egypt state TV lifts ban on veiled presenters (Al Jazeera)
» Los Hermanos Musulmanes llevan el velo a la televisión pública egipcia (El País)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s