Una ventana excepcional al arte islámico

nueva-sala-de-arte-islc3a1mico-en-el-louvre
Estándar
Una de las obras expuestas en el nuevo pabellón del Museo del Louvre dedicado al arte islámico. Foto: AP

Una de las obras expuestas en el nuevo pabellón del Museo del Louvre dedicado al arte islámico. Foto: AP

En tiempos de zanjas que dividen lo que se impone es tender puentes que unan, y si es a través del arte, mejor aún.

En el pasado y el presente del islam no faltan ejemplos de oscurantismo, de fanatismo, de irracionalidad, una pesada losa que comparten casi todas las grandes religiones, empezando por el cristianismo. Pero el pasado y el presente del islam están también, como en casi todas las religiones, llenos de brillo. Es el brillo que ha hecho posible un fondo de solidaridad y espiritualidad del que se han nutrido y se siguen nutriendo millones de personas, el brillo que ha alumbrado algunas de las obras de arte más maravillosas creadas por el hombre.

Uno de los tesoros expuestos en el Louvre es "El Píxide de Al Muguira", una urna de marfil procedente del yacimiento español de Medina Azara, que perteneció al príncipe hijo del califa omeya de Al Ándalus Abderramán III.

Uno de los tesoros expuestos en el Louvre es “El Píxide de Al Muguira”, una urna de marfil procedente del yacimiento español de Medina Azara, que perteneció al príncipe hijo del califa omeya de Al Ándalus Abderramán III.

Para quien necesite pruebas, el Museo del Louvre ha abierto esta semana al público, tras ocho años de obras, las puertas de su octavo departamento: una nueva sala dedicada al arte islámico. El nuevo espacio del museo parisino, una gran estructura cubierta por una capa ondulada parcialmente metálica y translúcida, alberga 15.000 piezas de la colección y 3.400 préstamos permanentes del Museo de Artes Decorativas de Francia, que durante décadas dejó de exhibir una gran cantidad de obras por no contar con las instalaciones adecuadas. Es el añadido arquitectónico más importante en el museo desde la inauguración de la famosa pirámide de cristal, en 1989.

En palabras de Henri Loyrette, presidente y director del museo, “hay una tendencia doble, que va del interés a la repulsión, con respecto al arte islámico y hacia el islam en particular. Queremos revelar el aspecto radiante de esta civilización y su indiscutible contribución al mundo”.


Más información: El Louvre quiere “revelar el aspecto radiante del Islam” con una nueva sala monumental (20minutos.es)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s