Llamamiento desesperado de la ONU sobre Siria

Vídeo

Los líderes mundiales de las principales agencias de la ONU grabaron hace unos días este vídeo con un llamamiento desesperado a detener la guerra en Siria. Sus palabras están dirigidas tanto a las partes implicadas en el conflicto como a la comunidad internacional y, en concreto, a cualquier gobierno que pueda tener alguna influencia en la crisis. Es un mensaje firme, contundente y emotivo. Lo más probable es que sirva de poco, o de nada, pero es moralmente necesario.

En el vídeo, Anthony Lake (UNICEF –infancia–), António Guterres (ACNUR –refugiados–), Valerie Amos (OCHA –asuntos humanitarios–), Ertharin Cousin (PMA –alimentos–) y Margaret Chan (OMS –salud–) hablan alto, claro y con una sola voz: “Basta, ya basta”, repiten. Y una advertencia: si el número de niños y familias que necesitan ayuda humanitaria sigue creciendo cada semana al vertiginoso ritmo actual, las agencias de la ONU no podrán seguir garantizando el mantenimiento de sus operaciones con los fondos de que disponen.

Por primera vez, Naciones Unidas tendrá que plantearse el cierre de programas dentro de Siria, en áreas tan esenciales como la salud, la protección de la infancia o la educación. Y si eso ocurre, la situación, que ya es dramática, puede volverse un auténtico infierno. La interrupción de estos programas afectaría a decenas de miles de refugiados en Jordania, Irak, Líbano y Turquía, y también a programas de vacunación, al funcionamiento de centros de salud, a la escolarización… Según UNICEF, solo un 6% de los niños de Alepo están escolarizados ahora. Hace dos años eran el 85%.

La novedad del llamamiento es que no se centra en una petición de fondos a gran escala, por más que estos sea necesarios. Esta vez, los líderes de la ONU van directos a las causas de la tragedia, y no solo a sus consecuencias. Los fondos para hacer frente a los efectos del conflicto son importantes, pero lo esencial es parar la guerra, y hacerlo cuanto antes:

Tras más de dos años de conflicto y más de 70.000 muertes, incluidas las de miles de niños; a pesar de que más de 5 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, incluidos más de un millón de refugiados que viven en los países vecinos, sometidos a una intensa presión; a pesar de que tantas familias han sido separadas, y tantas comunidades, destruidas; a pesar de que escuelas y hospitales han sido destrozados, y los sistemas de agua desmantelados; a pesar de todo eso, parece que todavía no existe un sentimiento de urgencia lo bastante grande entre los gobiernos y las partes que podrían poner fin a la crueldad y a la carnicería en Siria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s