En la prensa

Mujeres de varias edades en la plaza Tahrir de El Cairo, durante las protestas contra Mubarak, el 1 de febrero de 2011. Foto: Kodak Agfa / Wikimedia Commons

Ana Carbajosa, en El País (6/3/2011):

Las revueltas populares en el mundo árabe han dado paso a una nueva era democratizadora en la región. No hay vuelta atrás, coinciden estos días la gran mayoría de los expertos. Lo que no está tan claro es si en el futuro traslado de poder de dictadores eternos al pueblo, participarán también las mujeres, comienzan a preguntarse algunas feministas árabes. Otras confían, sin embargo, en que el impulso revolucionario propiciará cambios culturales capaces de poner fin al cuasi monopolio masculino del poder en muchos países árabes.

«Nos dicen que no es momento de hablar de los derechos de la mujer, pero es precisamente ahora cuando tenemos que trabajar más que nunca. Hombres y mujeres hemos luchado codo con codo para acabar con el régimen de Mubarak, pero ya hemos empezado a ver que cuando llega el momento de la toma de decisiones políticas son ellos los que deciden por nosotras», sostiene Nihad Abul Qomsan, abogada y presidenta del Centro Egipcio para los Derechos de la Mujer. […]

Leer el artículo completo

Revolucionarias sin poder

Ana Carbajosa, en El País

Cómo ha respondido hasta ahora Europa ante las revueltas en Oriente Medio y el Magreb, y cómo debería responder a partir de ahora. Un artículo publicado en The Economist el pasado día 24:

Cuando el pueblo salió a la calle en Túnez, Francia ofreció su ayuda a las fuerzas del orden del presidente Zine el-Abidine Ben Ali. Cuando tomó las plazas de El Cairo, Italia elogió a Hosni Mubarak como el más sabio de los hombres. Y cuando fue masacrado en Trí­poli, la República Checa dijo que la caí­da de Muammar al Gadafi causarí­a una catástrofe, Malta defendió la soberaní­a de Libia e Italia predijo que las protestas desembocarí­an en un emirato islámico.

Por cada levantamiento árabe ha habido algún Estado europeo que se ha situado en el lado equivocado de la historia. No es de extrañar, por tanto, que la Unión Europea haya tardado tanto en exigir a estos regí­menes que escuchen las demandas de democracia, y en condenar las represiones violentas.

Y en lo que respecta a actuar, la UE lo ha hecho incluso peor. No se decidió a congelar las cuentas de los dictadores tunecino y egipcio hasta que ya habí­an huido o renunciado. Y Gadafi, a pesar de haber usado la fuerza aérea para matar libios, no se enfrentó a sanciones inmediatas por parte de la Unión, que se limitó a interrumpir las negociaciones comerciales y a decir que estaba «preparada para tomar nuevas medidas». Hasta la Liga Árabe, el mayor club de autócratas del mundo, ha suspendido a Libia como paí­s miembro. […]

Leer el artículo completo (en inglés)

La apuesta de Europa

The Economist

Alain Gresh, en Nouvelles d’Orient (24/2/2011):

Las informaciones provenientes de Libia son contradictorias, parciales y, en ocasiones, sin confirmar. En cualquier caso, no hay ninguna duda de la brutalidad del régimen, y de que el número de muertos es muy alto: centenares, según las organizaciones no gubernamentales, probablemente más si se tiene en cuenta la violencia utilizada por las milicias del régimen. Si bien el este del paí­s, con las ciudades de Bengasi y Tubruk, ha caí­do en manos de los insurgentes, lo que ha permitido la entrada en Libia de periodistas extranjeros, la parte oeste, y especialmente Trí­poli, continúa siendo inaccesible. Aparentemente, Gadafi ha recuperado el control de la capital, y parece conservar el apoyo de las tribus de la región. […]. Por otro lado, se está apoyando en mercenarios del África subsahariana, lo que podrí­a contribuir a aumentar el racismo contra los negros que viven en el paí­s.

El carácter errático y dictatorial del coronel Muammar al Gadafi quedó confirmado en su iluminado discurso del pasado dí­a 22. El lí­der libio recordó las conquistas conseguidas durante su mandato, y, en particular, la retirada de las bases británicas y estadounidenses y la nacionalización del petróleo, unas conquistas que le valieron, al principio, una popularidad indiscutible y una condena occidental igual de masiva. Pero en su discurso se prodigó también en declaraciones amenazadoras e incoherentes, afirmando que no podí­a dimitir puesto que no ocupa ningún cargo oficial, que lucharí­a hasta la última gota de su sangre, que el paí­s se dirigí­a hacia la guerra civil, etc.

La justificada indignación que ha producido contrasta con el silencio que prevalecí­a cuando el régimen, a principios de la pasada década, masacraba sin piedad a los islamistas al tiempo que ensayaba una reconciliación con Occidente. La detención y la tortura de los militantes islamistas en Libia (como en Egipto o en Túnez) no parecí­a indignar a los bien pensantes. […]

Leer el artículo completo (en francés)

Los peligros de una intervención militar en Libia

Alain Gresh, en Nouvelles d’Orient

Ramón Lobo, en Aguas internacionales (El Paí­s), 23/2/2011:

¿Es todo fruto de la hartura de los jóvenes árabes, de la pérdida simultánea y colectiva del miedo? ¿Es Mohamed Bouazizi la mecha que prende un incendio global televisado por Al Jazeera, una cadena con auctóritas en la calle musulmana? Fidel Castro es de los que ven una mano negra, es decir, estadounidense, detrás de las revueltas y sostiene que EE UU se dispone a invadir Libia para defender sus intereses petroleros. Los amantes de las teorí­as conspirativas han encontrado en estos acontecimientos un filón. Los hay que apuntan a un plan judí­o-norteamericano cuyo objetivo final es Irán. La realidad es casi siempre menos sofisticada. […]

Leer el artículo completo

Mano negra, mano blanca

Ramón Lobo, en Aguas internacionales (El Paí­s)

Primera página del diario ‘The Palestine Post’, el 16 de mayo de 1948

Luz Gómez Garcí­a, en El Paí­s (17/9/2010):

En realidad, poco importa la vuelta de palestinos e israelí­es a las negociaciones directas bajo el auspicio de Obama. Y no se trata de ser catastrofistas. Estas nuevas negociaciones no pueden acabar sino donde todas las anteriores. Y ello se debe a que, como afirmaba recientemente Saeb Erakat, negociador jefe palestino, las negociaciones directas carecen de base real, pues se acometen a partir de unas negociaciones de proximidad truncadas y fraudulentas.

La parte israelí­ ha incumplido los requisitos mí­nimos, especialmente la congelación sin componendas de los asentamientos y el fin de la colonización de Jerusalén Este. A los palestinos se les pide una buena sonrisa y que se sienten para la foto. Estamos ante una nueva negociación en falso de la marca Clinton, como ya sucedió en el Camp David del año 2000. Esto en lo que se refiere al aspecto técnico del proceso de paz. […]

Leer el artículo completo

La necesidad de la idea binacional

Luz Gómez Garcí­a, en El Paí­s

Representación de ‘Alicia en el Paí­s de las Maravillas’, en el Teatro de la Libertad de Jenin. Foto: The Free­dom Theatre

Gideon Levy, en Haaretz (11/2/2011):

En el campo de refugiados de Jenin, esta semana, habí­a un hombre que parecí­a ahorcado. Atado con una cuerda que le rodeaba el cuerpo, se estuvo balanceando adelante y atrás durante un buen rato, con un notable parecido con el muñeco del presidente egipcio que colgaron en la plaza Tahrir de El Cairo. En Jenin, sin embargo, el ahorcado era el sirviente malo de la reina malvada, y formaba parte de una representación de Alicia en el Paí­s de las Maravillas que, basada en la historia de Lewis Caroll, se estaba celebrando en el Teatro de la Libertad. El público rompió a aplaudir  cuando apareció el ahorcado, interpretado por el actor aficionado Amjad Melhem.

Los directores de la obra son Juliano Mer-Jamis y Zoe Lafferty, y el guionista, un residente temporal en el campo, es el artista Udi Aloni, a quien el programa describe como estadounidense. El productor ha venido desde Gran Bretaña, el vestuario y los accesorios los han traí­do gente de Portugal, Alemania y Suecia, y el maravilloso elenco de actores está formado por habitantes del propio campamento de Jenin. Los residentes son, también, los encargados de dar publicidad al evento. […]

Leer el artículo completo (en inglés)

Egipto, Palestina y el Paí­s de las Maravillas

Gideon Levy, en Haaretz

Hosni Mubarak, durante una visita al Pentágono, en Washington, en marzo de 2000. Foto: R. D. Ward / Dept. de Defensa de EE UU

Florian Gathmann, Ulrike Putz y Severin Weiland, en Der Spiegel (11/2/2011):

Al final, el rechazo de los manifestantes democráticos a rendirse selló su destino. En las calles de Egipto, el pueblo insistí­a en que Mubarak se fuera. Occidente, sin embargo, se mantuvo al lado del lí­der hasta el final, a pesar de que el déspota habí­a convertido a su paí­s en un Estado policial y habí­a saqueado su economí­a.

Eran exactamente las seis de la tarde en El Cairo cuando la decisión se hizo pública. En una breve declaración, el vicepresidente egipcio, Omar Suleiman, anunciaba que el presidente Hosni Mubarak abandonaba su cargo, debido a la «difí­cil situación» del paí­s. El poder, añadió Suleiman, serí­a transferido inicialmente al Ejército.

La renuncia supone un triunfo para la oposición. Semanas de protestas cada vez mayores habí­an ido incrementando la presión sobre Mubarak. El presidente se dirigió a la nación en tres ocasiones, y en las tres dijo que no iba a dimitir. […]

Leer el artículo completo (en inglés)

Occidente pierde a su tirano favorito

Florian Gathmann, Ulrike Putz y Severin Weiland, en Der Spiegel

Embed from Getty Images

Manifestantes juegan al ajedrez mientras pasan la noche en la plaza Tahrir de El Cairo, Egipto el 1 de febrero. Foto: Patrick Baz / AFP / Getty Images

Anthony Shadid, en The New York Times (6/2/2011):

Minutos antes de la medianoche del domingo, al tiempo que una inesperada lluvia lava las somnolientas calles de El Cairo, Ahmed Abdel-Moneim camina con unos amigos cruzando el puente que se ha convertido en el pasaje hacia la capital paralela de la Plaza Tahrir, un lugar que es ya, también, una idea. «Mi vista va mucho más lejos de lo que alcanzan mis ojos», dice.

La revolución egipcia es como una carrera de ultimatums –caos y revolución, libertad y sumisión–, pero el ruedo de la Plaza Tahrir es más tranquilo por las noches. La cacofoní­a de la rebelión da paso a un rato para la poesí­a, las representaciones y la polí­tica.

Ya sea en la cantina donde se preparan bocadillos de queso, entre los voluntarios que llevan té a los guardias de las barricadas, en las farmacias atiborradas de Betadine o entre los artistas que han traí­do su estética hasta el asfalto, otro Cairo, el suyo propio, comienza cuando la ciudad duerme. El cansancio es ya agotamiento, pero nadie quiere rendirse en un momento que se siente lleno del idealismo del desafí­o.

«Aquí­ todo el mundo está despierto», dice Abdel-Moneim, mientras pasa por un control del ejército donde un soldado acaba de orinar sobre su propio tanque. «Es posible que esté exhausto, pero sé que al llegar la mañana puedo respirar el aire de la libertad. Lo que he visto aquí­ no lo he visto nunca antes en toda mi vida». O, como reza un grafiti en un tanque, «la revolución se hace en Tahrir, no durmiendo en la cama».

En un dí­a como otro cualquiera, la ciudad más grande del mundo árabe se tambaleó, y a sus 18 millones de habitantes se les unió otro millón en el campo. […]

Leer el artículo completo (en inglés)

Noche en Tahrir: de la protesta a la poesí­a

Anthony Shadid, en The New York Times

Andrew Lee Butters, en Time (4/2/2011):

Al tiempo que los ojos de todo el mundo árabe están fascinados por el alzamiento democrático en Egipto, activistas de paí­ses como Jordania, Yemen o Siria han empezado a organizar protestas contra sus propios regí­menes autoritarios. En Facebook, páginas como «The Syrian Revolution» han convocado un dí­a de protestas para este viernes, con manifestaciones frente al Parlamento, en Damasco, la capital del paí­s, así­ como en embajadas sirias en diversas partes del mundo. Pero, a diferencia de Egipto, e incluso de Yemen o de Jordania, es difí­cil que los manifestantes sirios consigan alcanzar la suficiente importancia como para llegar a amenazar al régimen del presidente Bashar al Asad. La razón es sencilla: A diferencia de Egipto, de Yemen y de Jordania, Siria no es un aliado de Estados Unidos.

Y no es porque el antiamericanismo sea uno de los motores de las actuales revueltas en el mundo árabe. La ira de los manifestantes egipcios se dirige al presidente Hosni Mubarak. EE UU e Israel apenas están siendo mencionados. Pero la amistad con Estados Unidos supone para Mubarak una serie de inconvenientes de los que el Gobierno sirio, sin embargo, no tiene que preocuparse. […]

Leer el artículo completo (en inglés)

Siria es otra historia

Andrew Lee Butters, en Time

Dos recomendables artículos sobre el vergonzoso comportamiento de Occidente, durante décadas, con los mismos dictadores árabes que están siendo ahora sacudidos por los ciudadanos: Maruja Torres en El Paí­s e Isaac Rosa, en Público. Un extracto de este último:

[…] Los Ben Ali, Mubarak y compañí­a que hoy se tambalean han sido durante años nuestros hijos de puta en la zona, siguiendo la vieja máxima de la realpolitik (ya saben: «es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta»). Sabí­amos que se enriquecí­an a costa de la miseria de sus pueblos, que encarcelaban y torturaban, pero eso eran minucias a cambio de la tranquilidad de tener controlados a esos árabes revoltosos, que ya sabemos lo que pasa cuando les dejan votar, acaban eligiendo a gobernantes que no nos dan gas barato, ni nos dejan poner cárceles secretas en su territorio, ni doblan el espinazo con tanta facilidad, y que además apoyan a los palestinos y llevan la contraria a Israel. […]

La hipocresí­a de Occidente

Maruja Torres, en El Paí­s; Isaac Rosa, en Público

1 2 3 5