29/10/2009

Libertad de prensa en Oriente Medio: suspenso para Israel y a peor en Irán

Por primera vez, Israel no encabeza la clasificación de la libertad de prensa en Oriente Medio, al haber sido superado en la región por Kuwait y Líbano en el informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF) correspondiente a 2009. La organización señala que «aunque los medios de comunicación israelíes sean conocidos por su gran libertad de tono y sus minuciosas investigaciones en temas sensibles, la censura militar sigue en vigor».

Según explica RSF, los arrestos de periodistas (incluso israelíes), su condena e incluso su deportación, justifican la caída de Israel en la clasificación.

Fuera de su territorio, el país también cae, a causa de la operación Plomo Fundido, durante la que el ejército israelí bombardeó edificios en Gaza donde se encontraban medios de comunicación palestinos. Durante toda la ofensiva, además, recuerda RSF, se prohibió el acceso de los medios a la Franja.

Irán, cerca del ‘trío infernal’

En cuanto a Irán, RSF indica que el país se ha situado «en el umbral del ‘trío infernal’» de los países más represivos en lo que respecta a la libertad de prensa (Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán).

En 2009, explica la organización, la situación se deterioró considerablemente con la muerte del bloguero Omidreza Mirsayafi en la prisión de Evin, con el arresto de la periodista irano-estadounidense Roxana Saberi, y, después, con la represión del movimiento de protesta que siguió a la reelección de Mahmud Ahmadineyad, el 12 junio, a la presidencia de la República islámica.

Muchos periodistas fueron arrestados. «Un auténtico juicio estalinista se puso en marcha en Teherán, durante el que los derechos elementales de los acusados fueron pisoteados, y lo siguen estando», indica RSF.

Yemen, Siria, Irak y el Golfo

Yemen, por suparte, prosigue, según RSF, «su descenso en las profundidades de la clasificación (167º)». «Los periodistas pagan las consecuencias de la política de tierra quemada llevada a cabo por las autoridades contra cualquier forma de separatismo, en el norte contra la rebelión zaidita, pero también en el sur del país. Desde el mes de mayo, el gobierno de Saleh ha conseguido reducir cada vez más la libertad de expresión, imponiendo el silencio en lo que atañe a las operaciones militares», denuncia.

La misma tendencia a la baja se da en Siria (165º), donde la situación de la libertad de prensa es «muy preocupante», aunque ha disminuido el recurso a la violencia física. «El cerco de la represión se estrecha cada vez más, recortando los débiles espacios de libertad que les quedaban a los medios de comunicación independientes o de la oposición», advierte RSF.

La situación de los periodistas en Irak (145º), mientras, ha evolucionado, dado que el peligro ya no es el mismo. «Se podría decir que las amenazas determinadas de milicias u organizaciones terroristas han desaparecido. Los periodistas iraquíes se enfrentan, sobre todo, a la hostilidad de las autoridades o de políticos que prohíben a los medios de comunicación el acceso a algunas zonas», señala RSF.

Según RSF, los abusos en procedimientos o las diligencias por «difamación» contra periódicos que denunciaron casos de corrupción han llegado a ser moneda corriente en Irak, y tampoco se salvan los medios de comunicación conocidos como progubernamentales. […]

Por último, RSF constata «poca evolución en los países del Golfo», donde «continúa el monopolio de las familias reinantes en la televisión, la radio, la impresión y la distribución de los periódicos, y una autocensura sistemática». «El Estado acapara el terreno mediático, con la ausencia casi total de prensa independiente», indica la organización.


» Clasificación de mundial de la libertad de prensa 2009 (informe de Reporteros Sin Fronteras)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *